Cumbre UE - EE.UU., 3 de noviembre de 2009

El cambio climático figuró en varios de los resultados de la primera Cumbre entre la UE y EE.UU. desde que asumiera el mando el Gobierno de Barack Obama.  El Primer Ministro de Suecia, Fredrik Reinfeldt, en representación de la Presidencia de la UE, el Presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso y el Alto Representante de la UE de Política Exterior y de Seguridad Común, Javier Solana, se reunieron con el Presidente de EE.UU., Barack Obama, en la Casa Blanca el 3 de noviembre de 2009, para debatir acerca del cambio climático y otros temas. 

En la resultante Declaración de la Cumbre UE-EE.UU., se comprometen a promover un acuerdo internacional sobre cambio climático ambicioso y detallado en Copenhague, con el objetivo de alcanzar un objetivo global de un 50% de reducción de emisiones en el mundo hacia 2050 y que refleje los respectivos esfuerzos de mitigación a mediano plazo de todas las principales economías, incluidas las desarrolladas y las emergentes. La UE y EE.UU. también asumen la responsabilidad de movilizar "sustanciales recursos financieros" para respaldar la adaptación por parte de "los más vulnerables" y mejores acciones de mitigación por parte de los países en desarrollo. También se comprometen a aumentar los esfuerzos por desarrollar mercados de carbono sólidos y de buen funcionamiento, los que fueron considerados "esenciales" para hacer participar a los países emergentes y en desarrollo en acciones ambiciosas de reducción de emisiones.